Jugar al Baccarat

El Baccarat se hizo mundialmente famoso por ser el juego de casino favorito de James Bond, personaje creado por Ian Flemming.

El objetivo principal del Baccarat es alcanzar un total de 9 puntos tras la salida de dos o tres cartas. Cada carta tiene su propio total de puntos, y cada jugador es libre de apostar sobre qué mano ganará la mano: la que tiene el jugador, la de la banca, o si habrá un empate entre el jugador y la banca.

El nombre de Baccarat proviene de la palabra italiana «baccara», que significa cero, y es la peor mano posible en este juego de cartas. El Baccarat se originó en el siglo XV y fue llevado a Francia, donde se convirtió en el juego favorito de los nobles y aristócratas franceses, convirtiéndose después en un juego popular en las mesas de los casinos de todo el mundo. Hoy en día, en los casinos online, el Baccarat es un juego de éxito mundial, que atrae a miles de nuevos jugadores cada año.

 

Reglas del Baccarat

El Baccarat es un juego de números y suerte y es muy fácil de aprender y jugar. Sin embargo, para hacerlo correctamente, el jugador debe entender claramente las reglas del Baccarat.

El objetivo principal del Baccarat es tener la mano más fuerte reuniendo un conjunto de cartas que se acerquen al número 9. Por ello, existe un sistema de puntuación específico:

  • El as vale un punto;
  • Las cartas del 2 al 9 tienen su valor;
  • El 10 y las cartas con imagen (Reyes, Reinas y Jotas) no tienen valor y valen 0;
  • El comodín no forma parte del juego y, por tanto, no se cuenta;

Por lo tanto,

  • Si un jugador recibe un 8 o un 9, tiene una mano natural y ganará automáticamente, excepto si la banca también tiene un 8 o un 9;
  • Si el jugador tiene en su poder dos cartas que sumen más de 9 puntos, deberá restar 10 puntos de esa cantidad. Por ejemplo, si tiene 14 puntos, su total será sólo 4, ya que los valores superiores a 9 deben restarse de 10 puntos.

 

Sistema de apuestas

En el Baccarat hay tres tipos diferentes de apuestas que se pueden realizar:

  • Apuestas de la banca. Cada jugador puede apostar sus fichas a la mano de la banca. Esta apuesta se paga en una proporción de 2 a 1, según el importe de la apuesta inicial, menos una comisión, normalmente del 5% para la banca.
  • Apuestas del jugador. Un jugador puede apostar sus fichas a sí mismo. Esta apuesta se paga normalmente en una proporción de 2 a 1, según la apuesta inicial del jugador.
  • Apuestas de empate. Este es el resultado más improbable en el Baccarat y por lo tanto se paga 9 a 1, basado en la cantidad de la apuesta inicial.

 

La Tercera Carta

Dependiendo de las manos del jugador y de la banca, se puede repartir o no una tercera carta. El reparto de la tercera carta sigue los siguientes criterios:

  • Si la mano del jugador o de la banca suma 8 o 9 puntos, significa que no se requiere una tercera carta y el ganador será el que más se acerque al valor de 9;
  • Si la suma de la mano del jugador está entre 0 y 5, el jugador recibe una tercera carta. Dependiendo del valor de la tercera carta y de la suma de la mano del jugador, el crupier puede sacar una tercera carta para establecer el resultado final.